Movilizar la Abundancia

Según la ley de la transformación: lo más rápido y efectivo es movilizar lo mejor de lo que hay de forma simultanea hacia las metas y las aspiraciones.

Nos lo impiden dos paradigmas dominantes.

El primer paradigma dominante es secuencialidad: primero se piensa –entre pocos-, se comunica, se despliega y se controla. Todo ello en el sentido que marca el organigrama.

El segundo paradigma es mirar al sistema como si algo estuviese roto, poniendo la atención en lo que No queremos, los problemas y lo que No tenemos, las debilidades. El paradigma de la escasez.

La clave está en cambiar la forma en que cambiamos. Pasar de dirigir la escasez a Movilizar la Abundancia.

En vez de hacerlo secuencial, nos preguntamos ¿Qué personas necesitamos movilizar para alcanzar los objetivos?

Con este grupo, ponemos en práctica un proceso de inteligencia colectiva en cinco pasos.

El primero es Alinear la abundancia hacia lo que SI quieres: el estado optimo de funcionamiento de la organización para alcanzar los objetivos y satisfacer a las personas.

El segundo es Nutrir la abundancia descubriendo lo que SI tienes: fortalezas, saber hacer, acceso y posibilidades del momento presente; el núcleo positivo: todo aquello que puedes movilizar y alinear hacia el objetivo.

El tercero Imaginar un mundo de abundancia ¿Cómo sería el ideal si pusiésemos en valor todo el potencial de núcleo positivo? No merece la pena apostar por poco.

El cuarto Diseñar áreas de oportunidad inspiradas por la imaginación que nos lleven al objetivo y nos acerquen a la aspiración.

Y el quinto Planificar la acción como un conjunto de decisiones en el que cada equipo y cada persona tienen clara cual es su misión, generando acción colectiva.

La acción simultanea surge en tres días, la simultaneidad es lo que proporciona velocidad.

Madavi The Yes Company

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario