El desafío de liderar en el New Normal, ¿qué tipo de liderazgo necesitan las empresas?

Por Iciar Sanz, partner de Madavi

En tiempos de disrupción como los actuales, siempre se producen dos hechos antagónicos. Por un lado, se reduce el empleo y, por otro, se incrementa la necesidad de atraer y retener al mejor talento, y más en estos momentos en los que las organizaciones se encuentran en pleno proceso de transformación digital.

Gestionar adecuadamente el talento será en un reto prioritario para las empresas en el futuro inmediato, la llamada “nueva normalidad”. ¿Qué tipo de liderazgo requiere un contexto como éste?

En primer lugar, si algo nos ha enseñado esta crisis es que somos vulnerables e interdependientes, es decir, que cada uno de nosotros no somos nada sin todos los demás. Sin reciprocidad el ecosistema se deteriora. En este sentido, el trabajo de un líder es crear el escenario para que todos puedan y quieran contribuir al futuro, y se sientan parte de él.

El líder debe liderar pensando también en el bien común; un liderazgo ejercido través del servicio a los demás y no a uno mismo. En estos tiempos, el liderazgo más humano es el que se impone. Un líder humano es aquel que está muy cerca de su gente, que les apoya; aquel que actúa con naturalidad y autenticidad. Que más allá que su rol como jefe, crea un vinculo humano con su equipo.

Hoy, más que nunca, liderazgo apreciativo

Hoy más que nunca además ese liderazgo debe ser apreciativo. Esto significa que su visión se enfoca sobre las fortalezas de las personas y de las organizaciones. Apreciativo quiere decir que siempre buscas lo mejor que hay en cualquier circunstancia, su potencial, por muy complicada que sea.

Todos los que lideran tienen el potencial de hacerlo de forma apreciativa, lógicamente utilizando sus fortalezas y de alguna manera su propio estilo. Hay líderes más inspiradores, otros más de proceso. Lo que cambia es el foco: trabajar desde la abundancia en vez de ver la escasez.

Este tipo de liderazgo se basa en la indagación apreciativa. Esto es, las empresas crecen y se desarrollan a mayor velocidad, siempre y cuando investiguen lo que sí tienen y lo que sí quieren en vez de investigar los problemas.

Aplicar la indagación apreciativa en las personas significa describir todas sus fortalezas y las de los demás con el objetivo de combinarlas. Nos han contado que tenemos fortaleza y debilidades, no es cierto. Solo tenemos fortalezas, debilidades es lo que no tenemos. ¿Qué se puede hacer con lo que no se tiene? NADA.

 


facilitadores

Reinventarnos para reinventar

Por Coe Martínez de Lejarza, facilitador apreciativo 15 semanas.…

¿Cómo ser apreciativos durante una pandemia?

  Organizaciones de todo el mundo han entrado en una…

Un salto hacia el new-normal: ¿qué nos llevamos de todo esto?

Más de un centenar de personas participaron en el workshop “Un…