«Trabajar con Madavi ha supuesto un cambio de paradigma en Artiem”

Lograr ser una empresa feliz además de competitiva es el fundamento de Artiem Freshpeople make the difference. Con este claro objetivo han desarrollado su propio modelo y guía, en el que destacan dos principios que les ayudan a hacerlo realidad. El primero es el firme convencimiento de que si los que trabajan en Artiem se sienten identificados y comprometidos con el proyecto, lograrán la plena satisfacción de sus clientes y que se identifiquen con sus valores. Y el segundo es que trabajar para lograr la prosperidad de todos sus stakeholders, además de ser una responsabilidad social como empresa, es una forma de lograr ventajas competitivas sostenibles.

Con él, hablamos en esta entrevista sobre esa filosofía Freshpeople que marca la hoja de ruta de esta empresa –con hoteles en Madrid, Menorca y Asturias-, y sobre el proceso de cambio en el que les ha acompañado Madavi.

«Freshpeople es nuestra forma de ser, nuestra actitud, nuestra forma de ver la vida, y también es una característica que buscamos en nuestros clientes. Queremos desarrollar una comunidad de personas con unos mismos valores y fines».

En esta trayectoria de 25 años, llega un momento en el que os planteáis acudir a una empresa como Madavi, ¿por qué?, ¿en qué momento se encontraba la compañía?

En el año 2017 hicimos una reflexión sobre cómo había cambiado el mundo, porque veíamos que había evolucionado de forma muy rápida, e iba a cambiar más.

Lo que hicimos fue repensar más quiénes éramos y eso nos llevó a reflexionar sobre nuestro propósito, nuestra visión y nuestros valores; a repensarlos y a reescribirlos. Y en ese proceso de reflexión, también tocaba un poco diseñar el plan estratégico a partir del año 2019, y entendimos que teníamos que hacerlo con nuevas herramientas.

En ese proceso de búsqueda, casualmente vi una entrevista de Fernando Iglesias, en la que explicaba  qué era Madavi y qué es lo que hacían ellos como empresa, y eso me llevó a llamarle inmediatamente para que me explicase realmente su metodología. A partir de ahí, iniciamos con Madavi un proceso de cambio de paradigma para desarrollar nuestro plan estratégico en los próximos años.

Otros equipos os podrían haber acompañado en este proceso de cambio. ¿Qué viste en Madavi para optar por ellos?

Básicamente, la diferencia es la metodología y la base en que se fundamenta todo, que es la indagación apreciativa. Hasta la fecha, la gente con la que habíamos trabajado utilizaba metodologías tradicionales. Vimos que con esas herramientas no íbamos a avanzar con la fuerza y la velocidad que el entorno nos exigía en ese momento.

Esa visión y metodología de Madavi fue lo que nos llamó la atención. Cuando eliges un partner, como todo en la vida, también es muy importante encontrar confianza. Y esa confianza en Madavi nos animó a no seguir buscando alternativas diferentes.

Nuestra experiencia con Madavi se resume en: abundancia, simultaneidad e inteligencia colectiva

Pepe Díaz nos explica que el trabajo realizado con Madavi ha supuesto “un cambio en la forma de ver las cosas”. Dos cambios de paradigma: abundancia y simultaneidad. Y como consecuencia de estos dos, la inteligencia colectiva: “todos sabemos todo”. “Poner en valor lo que todos sabemos es sin duda una tercera pata que nos ha ayudado a empezar a cambiar y a evolucionar en ese proceso de transformación cultural, que no es un proceso ni de un día ni de dos, sino que es un proceso que probablemente durará unos cuantos años”.

«Como muchas empresas, antes estábamos muy enfocados en ver lo que no tenemos y tratar de construir lo que no tenemos. La abundancia, por el contrario, te dice: tú tienes mucho, ponlo en valor. Ese foco nos ha hecho cambiar la forma incluso de las conversaciones que tenemos habitualmente. Con lo cual, estamos aflorando la abundancia de lo que sí tenemos».

A la abundancia, se añade la importancia de la simultaneidad, en el sentido de que «tenemos que avanzar todos». Pepe Díaz recuerda el famoso dicho africano: si quieres llegar lejos ve acompañado; si quieres llegar rápido ve sólo. «Pues nosotros queremos llegar lejos y acompañados, por lo tanto, la simultaneidad  nos ha ayudado a que todo el mundo visualice que tenemos que avanzar todos juntos de forma simultánea».

¿Se ha extendido ya por toda la organización la cultura de la indagación apreciativa?

Estamos en ello; evidentemente, es un cambio de paradigma, de forma de pensar, que tenemos que interiorizar, en primer lugar. Lógicamente, esto no es automático, es un proceso que lleva tiempo y en el que vamos avanzando. Creo que todo el mundo tiene claro cuál es ese camino y, como todo en la vida, hay que recorrerlo.

Pepe Díaz nos cuenta que en la cumbre que celebraron con Madavi participaron todos los departamentos de Artiem; todos los miembros de la organización. “Éramos 87 personas, todos con igualdad de voz y libertad de elección. Hicimos a todos partícipes de un proyecto, sobre todo lo visualizamos juntos, y todo el mundo sintió que podía aportar. Esto hizo que la gente se enganchara, veías mucha ilusión, una gente muy estimulada, muy proactiva para hacer cosas, y eso para mí es el gran cambio”.

Una Cumbre es un evento colaborativo para muchos: 20, 50, 100, 200 o más personas. Cuando se celebran, se reúnen al mismo tiempo y en un mismo lugar todas las personas necesarias para tener éxito y crear acción colectiva hacia una imagen atractiva de futuro. En Madavi, cambiamos la forma en que cambian las organizaciones; y para ello, en lugar de analizar los problemas, indagamos sobre los que denominamos “Momentos Cumbre”.

¿Qué es lo que más valoras de vuestra experiencia con Madavi, y cuál ha sido el aprendizaje más valioso?

Lo más valorado es la combinación de las tres patas: abundancia, simultaneidad e inteligencia colectiva; el trípode al que ya me he referido, y el aprendizaje más valioso: que todo el mundo puede aportar. Que no solamente lo hacemos los de arriba, sino que cualquier persona de la organización es capaz de aportar y de forma muy valiosa y decidida. Eso es algo que hace que la organización tenga mucho más valor y más fuerza.

¿Alguna experiencia que pueda ejemplificar tu vivencia en la cumbre con Madavi?

Vivencias hay muchas, pero al final me quedo con la cara de las personas; con la ilusión y las ganas de tirar para adelante; con la sonrisa y los gestos que la gente transmitía. Al inicio de la cumbre, las personas te transmitían cierta incredulidad o incertidumbre, pero al cabo de tres días, al final de la cumbre, la gente vibraba, y con eso es con lo que me quedo.

La cumbre se celebró durante tres días, y de ella salieron diferentes áreas de oportunidad, tal y como nos explica Pepe Díaz:

«De la cumbre surgieron 8 áreas de oportunidad; hubo sponsors, co líderes… Personas que se apuntaron a esas áreas de oportunidad, y de ahí salieron pequeños proyectos y quick wins. Y ahora estamos viendo la manera de integrarlo en el día a día de la compañía; tratando de que la gente vea que no es un más a más, sino que es parte de su trabajo, y que todos interioricemos que las áreas de oportunidad son palancas para mejorar nuestro trabajo diario y sobre todo para mejorar o aportar al desarrollo de la compañía. Y estamos tratando que evolucionen esos proyectos que se dibujaron.

Si tuvieses que resumir en una frase el proyecto con Madavi…

La palabra sería ilusión. Creo que se traduce en esto. Al final, lo que haces es que todo el mundo se sienta partícipe del proyecto, se sienta ilusionado, parte activa; sienta que puede aportar, y creo que eso es lo más importante.

A este respecto, reconoce Pepe Díaz que también personalmente, como líder de este equipo, ha sentido que no está solo. “Creo que en muchas ocasiones las decisiones ya no las tomo sólo yo; las toman muchas personas; te sientes con mucho más respaldo. Haces tuyo el dicho de que si no vas acompañado irás rápido pero que si vas acompañado llegarás lejos. Este es un poco el cambio que estamos viviendo culturalmente”.

La metodología de “cambiar la forma en que cambiamos” es muy innovadora y muy diferente. ¿Qué opinas de esta metodología?

Es muy potente; ahora debemos ver la manera de estudiar el acompañamiento en este proceso de cambio, que es largo.

También es muy importante el crear una plataforma de intercambio de experiencias porque ese compartir puede triplicar la velocidad y multiplicar el valor de las cosas.

Finalizamos la entrevista preguntando a Pepe Díaz sobre qué es para ellos el Growing For Good, uno de los principios que forman su cultura, y cómo lo ven de cara a los próximos años:

«Somos capaces de generar prosperidad en todos los stakeholders; no solamente es una responsabilidad social, sino que es una manera de generar ventaja competitiva. Lo tenemos interiorizado.

Ya lo teníamos hace 25 años, cuando empezamos, aunque no sabíamos cómo se llamaba. Pensábamos que así era como tenían que ser las cosas. Creo que si todas las compañías pensáramos de este modo, el Mundo sería muy diferente.

Nuestra visión ahora mismo es demostrar que esto funciona, y que estos valores realmente son palancas de cambio. En el Mundo, cada vez hay más personas que piensan igual, lo que quiere decir que funciona, y nuestra misión es demostrar que esto es posible.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario