El objetivo de la indagación apreciativa es transformar la cultura de la organización

 

La indagación apreciativa es transformar la cultura y el negocio de las organizaciones de forma simultánea. ¿Cómo? Se basa en una premisa simple: Un sistema se mueve en el sentido que investiga, esto es, las empresas crecen y se desarrollan a mayor velocidad, siempre y cuando investiguen lo que SI tienen y lo que SI quieren en vez de investigar los problemas.

Si ponemos el foco en detectar problemas, éstos crecen, se multiplican y se hacen más sólidos. Es el paradigma del déficit, de la escasez, de lo que no queremos. Pero cuando lo que estudiamos son los mejores momentos, a lo que nosotros denominamos las “experiencias cumbre”, éstas también se multiplican… es como si de alguna forma florecieran.

Para entender mejor el concepto, lo mejor es hacerlo a través de un ejemplo. En 1984 se realizó una investigación con dos grupos de personas que estaban aprendiendo a jugar a los bolos. Ambos obtuvieron la misma formación. Se les filmó mientras jugaban, pero las grabaciones se editaron de forma muy diferente para cada uno. El primero obtuvo un vídeo que solo incluía los momentos en los que jugaba mal, cuando cometían errores. Este es el proceso más clásico, detectar errores, analizarlos y resolverlos.

El segundo grupo obtuvo un vídeo de sus mejores momentos, los momentos de éxito, con el objetivo de detectar lo mejor de lo que hay para hacerlo más y mejor. Los grupos mejoraron, pero el segundo, el que se basó en los éxitos…. ¡mejoró al doble de velocidad que el primero! Eso es aplicar de forma verdadera la indagación apreciativa.

La forma apreciativa en las empresas

Si lo que queremos es un trabajo en equipo excepcional, en vez de analizar los problemas, indagamos las mejores historias de trabajo en equipo en momentos en que su desempeño ha sido alto y se han sentido comprometidos. ¿Qué hiciste tú y los demás para tener tanto éxito?, ¿qué fortalezas y valores pusisteis en juego?, ¿qué factores internos y externos facilitaron esa historia?, ¿cómo funcionaría y qué conseguiría este equipo si hiciésemos más y mejor todo lo que te llevó a ese éxito?; son algunas de las preguntas que es necesario formular. Preguntas incondicionalmente positivas.

Indagación apreciativa
Es el paradigma de la abundancia: lo que SÍ queremos y lo que SÍ tenemos. La indagación apreciativa es una filosofía y metodología de cambio basado en las fortalezas, creada por el estadounidense David Cooperrider. “La indagación apreciativa se trata de la búsqueda rigurosa de lo mejor en las personas, en sus organizaciones, y en el universo repleto de fortalezas que vivimos”, dice Cooperrider.

Es apreciar lo mejor de lo que hay: las fortalezas, los recursos, las oportunidades. Se focaliza en explorar y descubrir los momentos de mayor excelencia mediante la indagación; y a visualizar nuevos potenciales y oportunidades desde la combinación del conocimiento colectivo.

Es más que una herramienta, más que una metodología; es una forma de pensar y de actuar… es una filosofía de cambio y gestión organizacional.

A diferencia de los métodos basados en cambios de comportamiento, la indagación apreciativa no se focaliza en cambiar a las personas, aunque sin duda es un efecto colateral muy visible. Se basa en el descubrimiento colaborativo sobre lo que hace a la organización más efectiva, desde un punto de vista económico, humano y social. No va de ver el vaso medio lleno o medio vacío sino de investigar qué hizo que entre el agua para desbordar el recipiente.

Indagación apreciativa es alinear las fortalezas hacia las aspiraciones, que siempre son mayores, más motivantes y más exigentes que los objetivos. En definitiva, se puede llegar más lejos y más rápido.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario